sábado, 29 de enero de 2011

Buenos días, mademoiselle.

http://www.youtube.com/watch?v=Dyo4tNwNIvQ&feature=related
(a mí, me gusta más mientras la escucho)

Antes de salir de su maison, cogió su paraguas rojo al ver cómo el cielo lloraba. Tras cerrar la puerta se dirigió al bar de siempre, su bar de los sábados. Allí, su mesa la esperaba con un cartel que gritaba reservado, el cual colocó el camarero para que no le quitaran el sitio. Ella sonrió.

-Buenos días, mademoiselle-dijo mientras le regalaba una sonrisa parisina-¿le sirvo su chocolate caliente y los crêpes?
-Buenos días, mi camarero favorito-se la devolvió-sí, tráigamelo s'il vous plaît.
-En seguida.

A Helena ese bar -desde el primer día que entró- le transmite paz y tranquilidad. Es uno de esos sitios que cuando estás triste debes ir, tomarte un chocolate caliente, crêpes y regalar sonrisas y cuando llegas a casa, desconoces el significado de la palabra tristeza.

10 comentarios:

  1. Me encanta esa película, y su bso es algo que no salé de mi iphone <3

    ResponderEliminar
  2. sip, uno de esos sitios :)

    ResponderEliminar
  3. Adoro esa canción, esa película y tu texto (L) ¡besos!

    ResponderEliminar
  4. buenos días... ;)
    y estupendos también.

    Hay algunos lugares que son imposibles de olvidar, ese bar parece uno de ellos...

    ResponderEliminar
  5. es la mejor cancion y la mejor peli que puedes encontrar!
    buen texto :)

    ResponderEliminar
  6. Yo ayer descubrí (en mi ciudad) un bar completamente así.
    Me encantan los bares de sillones para sentarse y muy poquita música de fondo.

    ResponderEliminar
  7. me encanta los lugares asi, uno siempre quiere volver

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.