martes, 11 de enero de 2011

Pero nada.

-Eres increíble, Ali. Tanto como persona como en la cama.
-Alicia, por favor, deja la confianza para otro día. - dijo mientras se termina de abrochar el último botón de la camisa y se sirve una copa de whiskey.
-Me encanta que seas tan borde conmigo.
-A mí me gustan los tipos que después de follar no sueltan ninguna palabra y se marchan sin decir adiós.
-Bueno, mañana no oirás mi voz y me iré sin decir nada, te lo prometo- sonrió.
-Tranquilo, que los tíos torpes en la cama como tú no vuelven a pisar jamás mi casa.
-Pero...
-Pero nada. -dijo mientras lo empuja hacia la calle y le cierra la puerta en las narices.

8 comentarios:

  1. ¡Qué directo! Buena entrada.

    ResponderEliminar
  2. jaja bueena entrada, me gustó :)

    ResponderEliminar
  3. haber que se piensa !
    nada de borderios..

    ResponderEliminar
  4. gracias por tu comentario, cariño. Espero que me la de, si...pero bueno cosas que pasan aun me falta mucho por recorrer. Y tu? jajaja es tuyo este buenisimo texto? jajaj, super gracioso, de veras. Un beso enorme y sigue excribiendo estas cosinas :)
    Múa

    ResponderEliminar
  5. jaja que se joda por pelot...jaja ;) un besote!

    ResponderEliminar
  6. uuuui que ruda ella :P
    me gusta me gusta

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.