jueves, 3 de marzo de 2011

Convertiría el odio en indiferencia.

Cada día que pasa me doy cuenta de que el mundo está más enfermo, de que no puede existir gente más hipócrita e imbécil. Cogería la maleta y me iría durante un tiempo, y conmigo me llevaría a personas que merecen la pena. Desconectar y pensar es lo que necesito. Y al volver, convertiría el odio en indiferencia.

8 comentarios:

  1. Saludos cordiales.

    Lamentablemente...
    El mundo que vemos...
    Es el mundo que formamos...

    Para dejar "ese" mundo...
    Sonreír y crear otro.

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  2. Convertir el odio en indiferencia... Me encanto esa frase.

    ResponderEliminar
  3. se debe convertir en odio en indiferencia, aunque también sea feo, es diez veces mejor.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que la indiferencia es aún peor, es simplemente no sentir nada. Aunque el odio para mí realmente no existe.

    ResponderEliminar
  5. Es peor, y lo mejor :)
    Es un factor picante, y sumamente mejor que el odio!

    ResponderEliminar
  6. Es una sana decisión, hace mucho tiempo que yo convertí mi odio en indiferencia :)

    ResponderEliminar
  7. indiferencia, la mejor manera de no pasarlo mal.

    unb esitto!=)

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.