domingo, 8 de junio de 2014

nuestros brazos, y no de otros.

El error comienza cuando esperamos
más de alguien que de nosotros mismos.

Cuando necesitamos otros brazos, teniendo unos.
Cuando comenzamos a esperar algo,
en vez de pensar que quizás con los brazos cruzados,
no va a ocurrir nada.

El error comienza cuando tropezamos con una piedra,
y nos gusta. Y seguimos, hasta desgarrarnos las rodillas
de tanto caer, y levantarnos solos,
con la ayuda de nuestros brazos,
y no de otros.

2 comentarios:

  1. Anónimo8/8/14 9:00

    wow me he leido unos cuántos y la verdad esque escribes con gran sentimiento y me encanta. ¿No has pensado en hacer youtuber? Te vi en un video de abby.C y la verdad esque lo haces genial! Saludos,desde málga.
    Alexandra:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me veo hablándole a una cámara, lo que sí que hago es grabarme ( a veces) narrando y los subo. Es lo que por ahora más me gusta :) Muchísimas gracias por escribirme bonita, y Málaga es preciosa! :)

      Eliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.