jueves, 16 de junio de 2011

Con la mecánica del corazón entre mis manos.

Era un hombre de unos treinta y dos años más o menos el que sentó en el banco donde yo estaba. Notaba cómo clavaba su mirada en el libro que tenía entre mis manos. Sin mirarlo exclamé:

-La mecánica del corazón, Mathias Malzieu.

-Bo-bonito libro-dijo algo nervioso.

Lo miré y le sonreí intentando calmar su corazón.
Hubo un silencio que se hizo eterno, podía observar cómo le sudaban las manos. Me hacía reír verlo de esa forma, me impedía seguir leyendo.

-¿Cómo te llamas?- añadí con intención de romper el hielo.

Me miró a los ojos durante unos segundos- ahora era yo la que temblaba- y sin quitar la mirada se levantó, me dedicó una sonrisa y se marchó, dejándome allí con la mecánica del corazón entre mis manos.

8 comentarios:

  1. Las conversaciones con extraños siempre tienen un aire de misterio. Tengo ganas de leerlo. A ver si le hago un hueco para verano. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  2. esas cosas pasan, de vez en cuando y son extremadamente mágicas. (aunque la mecánica no me gusto ni por asomo tenía unas grandes expectativas y me decepciono)

    ResponderEliminar
  3. me gusta esta historia susurrada al oido...
    besos!!

    ResponderEliminar
  4. Oh, qué conversación tan interesante con un extraño :)

    ResponderEliminar
  5. seguro que se vuelven a encontrar. (yo tengo ese libro en mi lista de pendientes)

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.