sábado, 4 de junio de 2011

Nunca le creí.

Perdí la cuenta de las veces que le grité que se quedara, que no me dejase aquí sola en medio de la noche. Nunca me hizo caso. Siempre a las doce en punto se alejaba de mí y siempre me decía que sería la última vez que lo vería, nunca le creí. Hasta que un día cumplió su palabra y desapareció de mi vida. Hoy, hace cuatro años de aquella noche que lo vi por última vez, no sé por qué callejones andará ni qué será de su vida, tampoco sé si seguirá viviendo. Él fue de esos amores que yo decía que lo eran pero que en realidad era un simple capricho. Él era una bella persona, a pesar de todo.











(Me da igual los exámenes, me da igual el tiempo que pierdo escribiendo, leyendo vuestros escritos, y es que si no lo hago reviento. Así que aquí estoy de nuevo, actualizaré cuando pueda y listo :) Suerte a todos ♥)

5 comentarios:

  1. Debió de ser importante si cuatro años después lo sigues recordando de esa manera... :)

    ResponderEliminar
  2. Así me gusta!!! A veces es imposible no escribir.. En cuanto al texto: es maravilloso. Sobretodo la última frase, que demuestra que lo que siente no es ni rencor ni odio sino pena de haverlo perdido

    Escribes MUY bien.

    Un beso
    Jan

    ResponderEliminar
  3. Pero despues de 4 años sigue pensando en él, no era solo un capricho...

    un besitto!=)

    ResponderEliminar
  4. Es genial! En serio, me encanta todo lo que escribes!

    Un besazo bonita!

    ResponderEliminar
  5. hay montañas de amores de esos, aunque siempre los clasificamos luego, y eso no siempre es válido.

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.