jueves, 8 de septiembre de 2011

Más triste que nunca.

Tu melodía suena por el radiocasete mientras comienzas a bailar despacio, con nostalgia y melancolía. Cada palabra que escuchas te llega con más fuerza y te hace estremecer, pero tus pies no paran de moverse ni tampoco tus caderas, alargas los brazos e inclinas la cabeza hacia arriba y sin esperarlo, comienza a llover. Eso te hace sonreír. Era el empujón que necesitabas para derramar las lágrimas que estaban atascadas entre tus pestañas. Y bailas, no paras de hacerlo. Y lloras, pero nadie lo nota. Los transeúntes ven una mujer loca y feliz que baila bajo la lluvia, pero que en realidad sólo es una mujer escondiendo sus lágrimas entre las gotas de lluvia y triste, más triste que nunca.


4 comentarios:

  1. me encanta como has captado la magia de las lágrimas en la lluvia...
    besos!!!

    ResponderEliminar
  2. bien por ella que cuando llora la lluvia le acompaña en su danza, yo prefiero encerrarme en el baño ;)

    ResponderEliminar
  3. (precioso a mas no poder, la lluvia siempre atrapa momentos que te hacen desfallecer)

    besos de canela

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.