domingo, 29 de enero de 2012

palomitas a las 2:04

no pretendí nada que no fuera vivir la vida.
te invité a que respirásemos al unísono el oxígeno que nos arropaba, te invité a participar en mis noches de cuentos y carcajadas, de palomitas a las 2:04, a las llamadas de media tarde.
¿crees que me fue fácil mirarte a los ojos sin poder besarte? nunca sentí tanto escozor en el corazón. -no.-dijiste, y dolió como un golpe en el dedo meñique, como una puñalada en las costillas, como una despedida en la estación. te negaste a quererme un segundo más, a ser partícipe de mi vida, a ser dos en vez de uno.
y lo afronté a medias. por eso estoy aquí; tú te negaste a ser algo en mi vida, pero es que yo no te dejé que lo lograras, sigues aquí en mi pensamiento, en mis sábanas.

(te quiero, recuérdalo aún cuando ya nuestras miradas no se crucen.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.