lunes, 9 de mayo de 2011

¡Ya no te quiero!

Tras unos minutos sin hablar sacó un paquete de cigarrillos y se encendió uno.

-Veo que sigues fumando el mismo tabaco.
-Sí -sonrió- ¿y tú, sigues siendo tan negada a él?
-Exacto, sigo sin poder aguantarlo.
-Veo que no has cambiado en nada, estás igualita que siempre.
-¡Claro que he cambiado!- sonrió.
-¿Ah sí? ¿en qué?
-Pues en lo que sentía hacia ti ¡ya no te quiero!- dijo mientras reía.- ¿O qué esperabas, que iba a estar toda mi vida esperándote?
-Claro que no, no soy tan iluso.

Pero a ella ni se le pasó por la cabeza que en aquel momento había acabado con todas sus esperanzas y le había roto el corazón como nunca antes lo había hecho.

9 comentarios:

  1. Pobre corazón herido...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ...porque en realidad lo quería.

    Más que amor creo que lo que siente es nostalgia al feliz pasado. Pero pasado pisado! :)

    Jan.

    ResponderEliminar
  3. :( triste..triste.. besos!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu cabecera. Es genial!
    La entrada super bonita y super triste.
    Un besin! Te sigo!

    ResponderEliminar
  5. A veces decimos frases sin demasiado sentido, que afectan como si se acabará el mundo a la otra persona!

    Besitos bonita :)

    ResponderEliminar
  6. siempre pasa, pero él solo lo dice por decir, porque a él con esa afirmación seguro que también le había roto el corazón.

    ResponderEliminar
  7. Esas simples palabras han vuelto a acabar con todo, que triste...

    *Besos

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.