miércoles, 20 de julio de 2011

Lá, de Lágrima.

Helen quiere que empieces desde el principio.


Tendría unos cinco años cuando Helena se escondía debajo de la cama y Lia iba tras ella, diciéndole palabras bonitas para que su miedo desapareciera. Helena lloraba mucho, y eso hizo que Lia a veces la llamase , de Lágrima. Tuvo una infancia como una niña cualquiera, una infancia bonita con recuerdos entrañables. Pero lloraba, lloraba como si tuviese una cascada en las órbitas. Antes de merendar escuchaba los cuentos que su abuela le leía sentada en el sofá, mientras le acariciaba el pelo. Y ella nunca hacía caso a lo que oía, sino que se quedaba embobada mirando sus labios para ver cómo pronunciaba cada letra. Nunca vio la magia en los cuentos, sino en los labios de aquellas personas que lo relataban.




7 comentarios:

  1. Uau!! Me encanta el nombre de Lía :)

    ResponderEliminar
  2. para ver esa magia hay que saber mirar...
    que me encanta...
    besos!

    ResponderEliminar
  3. yo también miro así a las personas que me cuentan cuentos .

    ResponderEliminar
  4. Qué historia tan bonita
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. A mi lo que me sorprende es imaginarte a ti escribiendo esto, me encanta.
    Un beso, voy a ver si termino lo que estaba preparando para tu concurso.

    ResponderEliminar
  6. Un nombre muy original!
    Los narradores también tienen magia, y muy pocas personas saber verla :)

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.