lunes, 5 de septiembre de 2011

Las despedidas nunca fueron nuestro fuerte.

Odiábamos cuando llegaba el momento, cuando tenía que subirme a aquél aparato, el cual me llevaría a kilómetros de ti. Me decías que el destino estaba celoso, que jamás le había ido bien en el amor y por eso se dedicaba a separar a las parejas. Y yo reía cada vez que te escuchaba decir esas cosas, era lo único que nos animaba en aquellos momentos, tus tonterías. Esperábamos en el andén sentados cuando me susurraste:

-Te echo de menos y aún no te has ido.- mientras me acariciabas el pelo.

En aquellos momentos sólo podía sonreírte, mientras aguantaba las ganas de llorar que tenía por dentro.



(el título lo he sacado de C.B)
(aquí estoy de nuevo ♥)

5 comentarios:

  1. Preciosísimo, como siempre (:

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/9/11 12:24

    Por favor, que me entristezco y todo.

    ResponderEliminar
  3. decir adiós siempre es como clavar estacas en el corazón.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/9/11 18:21

    se me permite llorar? lindisimo!!
    Un brindis de chocolate desde París

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.