lunes, 21 de febrero de 2011

Te contaré algo, inútil.

Se despertó y notó cómo unos brazos de hombre le rodeaba la cintura. No recordaba su cara y ni hablar del nombre, se levantó rápidamente sin preocuparle que se despertara y comenzó a vestirse.

-Buenos días preciosa-dijo mientras se estiraba- ¿y el desayuno?
-Pídeselo al bar de enfrente y seguro que te preparan uno riquísimo.
-Joder cómo te has levantado ¿no?
-Como siempre, chico.
-¿Y todos te soportan?
-¿Tú no follarás mucho, no? porque vaya imbécil estás hecho. Te contaré algo, inútil; aquí donde me ves, esta chica borde y poco simpática tiene un corazón frágil y todos y cada uno de los hombres que han pasado por su cama le han dejado huella. Y tú, gilipollas, no serás una excepción.

9 comentarios:

  1. Seguro que ella le acaba de dejar una huella enorme a él

    ResponderEliminar
  2. Jajaj que buena actitud ♥

    ResponderEliminar
  3. No creo que el recuerdo de esa noche halla sido solo placer ;)

    Telita de chica...
    Besos de purpurina, ali.

    ResponderEliminar
  4. Saludos cordiales.

    Si la mujer se permite ser "libre"...
    ¡Qué mas quieren los varones!

    Nada que perder para unos y mucho que hacerlo para otras.

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  5. Sería mucho más triste que no le importara nada a quien mete entre sus sábanas. Cuando esas cosas dejan de tener valor es mala señal.
    Muy intenso!

    ResponderEliminar
  6. Uff, ¡hay noches muy malas y recuerdos muy difíciles!

    ResponderEliminar
  7. En verdad sufre, sufre cada una de esas huellas que le dejan dentro.

    ResponderEliminar

Dime si sentiste algo al leer las palabras que salieron de mis labios. Puedes conseguir que sonría.